A Gino

A Gino

por Carlos Petroni

(Leido en el Memorial de Gene Pepi el 11 de octubre de 2015 en San Francisco)

Conocí a Gene Pepi, Gino como le gustaba que lo llamaran, a principios de los 80.  Antes de comenzar a trabajar en BART y convertirse en dirigente sindical y Vicepresidente de ATU 1555, Gino ya era un revolucionario.

Era miembro de un pequeño grupo de Trotskistas que se unifícó con nuestro partido, en esos momentos llamado Frente Revolucionario de los Trabajadores (FRT) y formamos el Internationalist Workers Party, hoy Left Party, o Partido de Izquierda.

Gino permaneció fiel al partido, a su programa, a la Internacional desde entonces, más de 30 años.

Gino fué un destacado dirigente de la solidaridad internacional con la Revolución Centroamericana, con las luchas de México, de Argentina y de Europa, lugares del mundo que visitamos juntos para hacer trabajos políticos.

Gino fue un constructor del partido revolucionario. También participó en algunas exitosas campañas electorales de la izquierda, escribió para nuestros periódicos partidarios y para publicaciones sindicales. Como el inglés es mi segundo idioma, Gino corregia y editaba muchos de mis artículos y dio forma a las traducciones de algunos trabajos de Nahuel Moreno.

En la época del periódico de izquierda de mayor circulación en el área de la Bahía, San Francisco Frontlines, Gino era editor, traductor, escribía artículos y después se arremangaba y en su viejo truck distribuía miles de ejemplares.

Gino no solo estaba para las ¨grandes tareas¨ sino para todas las tareas que hubiera que hacer.  Cuando fue delegado sindical era de los que seguían como perro de presa las quejas de los miembros del sindicato contra la patronal. Cuando fue Vicepresidente  del sindicato lo amenazaron, trataron de sobornarlo y no hubo caso.  Sencillamente Gino no estaba la venta, nunca.

Gino era también un camarada generoso.  Un día se apareció con 500 sillas de regalo, pagadas de su bolsillo, al gran salón de reuniones que teníamos en los 80 en nuestro local de Los Angeles, donde también funcionaba la Coalición de Lucha por la Igualdad de la que eramos parte y fundadores.

Con la misma generosidad Gino abrió las puertas de su casa a camaradas o amigos que lo necesitaran. Muchos camaradas, incluyéndome, vivimos temporadas en su casa gozando de su generosidad sin límites.  Si había que poner dinero o esfuerzo para una causa, tuviera mucho o poco de ellos, Gino siempre decía presente.

Con Gino corrimos muchas aventuras de la militancia. Desde esquivar la represión en Latinoamérica hasta enfrentar al estalinismo, esa lacra del movimiento obrero.  Por ello sufrió consecuencias. Estuvo detenido, fue acusado judicialmente por dirigentes del mal llamado Partido Comunista.

En una ocasión me atacaron un grupo de estos estalinistas. Físicamente.  Gino se puso sencillamente a mi lado y peleamos juntos. Y les dimos su merecido.

Más de una vez estuvimos juntos en barricadas y confrontaciones con la policía.  Y en los 90 formamos parte juntos de las brigadas de defensa de las clínicas de aborto bajo ataque de la extrema derecha.

Y también teníamos anécdotas graciosas de las que nos reíamos cuando nos encontrábamos como cuando nos perdimos en París o cuando llegamos a Londres durante una de las peores nevadas del siglo vestidos… de verano.

Gino gustaba de bailar, y gustaba de la música de Nueva Orleans y del Sur, alguna de la música que escuchamos hoy.  Pero también le gustaban las rancheras Mexicanas.  Y las canciones revolucionarias como Bandera Roja que los compañeros en Estados Unidos planean cantar en su honor hoy.

Fue delegado a congresos internacionales del trotskismo y a convenciones sindicales.

Gino era un gran dirigente sindical, porque era leal a su clase por sobre todas las cosas.  Despreciaba a aquéllos dirigentes que lo entregan todo a cambio de un puesto o por dinero, la burocracia sindical.

Hasta el dia de su muerte estuvo envuelto en las luchas de su sindicato y en las de otros.  Para el la solidaridad era un acto natural, que hacía sin esfuerzo porque gozaba de esa tarea. Algunos de los que hoy son dirigentes le deben a Gino su insistencia y ayuda para conseguir un trabajo sindicalizado, en BART o en otros lados.

Gino era un gran camarada y un gran amigo.  Hasta que alguien cruzaba de vereda.  Podía quererlo mucho, pero si era un traidor se lo decía en la cara.

Como solía decir Nahuel Moreno, a quién conoció, ¨era un gran hombre porque grande era y es la causa que defendió.¨

Un gran obrero, un gran militante, un gran sindicalista, un gran hombre.  Unos de los que son imprescindibles.  Camarada Gino ¡Hasta la Victoria siempre! ¡Que viva el Socialismo y la Libertad!

 

Working Class Opposition - Periódico del Partido Obrero Internacionalista. Cuando comenzó a pulicarse el perióico el nombre de la organización era todavía Frente Revolucionario de los Trabajadores (RWF – Revolutionary Workers Front).  ISKRA - Revista teórica del Partido Obrero Internacionalista. (1990)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>